Posturología clínica Posturología clínica

Tu salud nos importa Tratamientos

Nuestras especialidades

Posturología clínica

Posturología clínica

Posturología clínica

La posturología trata la causa del problema para solucionarlo

Una postura incorrecta o deficiente puede ser la raíz de algunos dolores crónicos o problemas relacionados con el equilibrio. La vista, el oído, la articulación témporo‐mandibular, la columna vertebral, las vísceras y los pies juegan un papel decisivo a la hora de adoptar nuestra postura corporal. Estos captores posturales se encargan de informar a nuestro cerebro sobre nuestra posición en el espacio para que adaptemos nuestros movimientos y nuestra postura estática cuando estamos parados.

"La posturología analiza la relación entre los síntomas del paciente y la afectación de alguno de estos captores posturales."

Mediante una serie de test clínicos y mediciones en una plataforma de presiones, el estudio postural permite detectar la causa de la disfunción, indicando que captor está afectado para poder intervenir, sea con una placa de descarga dental, una lente, una plantilla o una manipulación vertebral u otras técnicas manuales. Además, podremos validar los resultados del tratamiento con el registro de imágenes en las evaluaciones periódicas, objetivando la evolución del proceso.

Plataforma de estabilometríaLa posturología dispone de un análisis objetivo para valorar un síndrome postural y confirmar los test clínicos.

La plataforma de estabilometría analiza y registra la posición y los desplazamientos del centro de gravedad del sujeto en el interior de su polígono de sustentación, así como el reparto de cargas en cada miembro inferior y de las incidencias de las entradas sensoriales de los captores
posturales (ojo, boca, oído…) en las disfunciones de postura.

Por otro lado, el software de análisis postural nos permite detectar las diferentes asimetrías y su posterior control una vez puesto en marcha el tratamiento postural.

Recomendado en:

  • Dolor crónico, artrosis, lumbalgias, dolores músculo‐esqueléticos…
  • Migrañas, vértigos, acúfenos, insomnio…
  • Ansiedad, cansancio crónico, estrés, astenia, depresión…
  • Prevención de patologías originadas por un desarreglo postural
  • Trastornos respiratorios